El día a día

El día a día han estado siendo en los últimos meses un conjunto de frustración, energía acumulada, las manos de la creatividad atadas. El orden de mi alrededor se ha esfumado y por tanto, el mental ha dejado de oír a la razón.

Ataques de ansiedad, náuseas, vértigo, falta de apetito, cervicalgia…. una agonía que no deja vivir.

¿Cuál es la solución? todos tienemos soluciones para los demás pero no nos aplicamos el protocolo a nosotras/os mimas/os.

Respirar en silencio, de manera profunda, intentándo concentrarte y no dejarse llevar por las neurósis momentáneas.

Esta, es por ahora mi manera de oxigenar el cerebro.

Como reto, procurar atender más los blogs, no perder el contacto con las maravillosas personas que siguen a mi alrededor e intentar cada día, crear algo, aunque sea una sonrisa cuando por dentro sólo intuyo oscuridad.

Sensacions permanents

Els dies son llargs, la gent amb el calor, pareix més feliç, com m’alegre.

Els dies passen i jo em quede quieta, no reacciones i cap va a mil per hora.

A diari m’ enfrente reptes tan quotidians i absurds que els realitzem automàticament però, a mi em resulten tan dificils, tan pesats que no sóc capaç de moure ni un braç.

Quin sentit tenen les hores? els minuts?

Manías

Con esta manía de reintentar, de no mejorar,de no superar las mil y una expectativas diseñadas para el mejor de los casos.

Que manía esta la de imagina, idealizar, desear aquello que ni siquiera conozco, tan sólo lo envidio.

¿Por qué no conformarme con lo mío?

¿ Por qué estancarme en estos pensamientos y abandonar la mirada al vació, dejando escapar los pensamientos?.

¿Ya no espero nada o espero demasiado?

¿Qué llenaría el vacío? Quizá nada.

Nunca he tomado decisiones firmes, siempre jugando a pisar las rallas, es decir, siempre indecisa.

Qé guilipollez, qué estupidez de sociedad, que vacío existencial, que locura…

Nuevos horizontes, nuevas paradas en las que apearse. Los minutos pasan lentos y sólo quiero que pasen rápidos

Delirios de primavera 2014

El alivio de las miradas no me resulta un consuelo duradero, a los minutos desaparece y de nuevo llega el tormento. Mi interior hierve como un volcán.

Quise creer, pero intuyo que no lo lograré. Puede que aceptar la mediocridad beneficie más que creerme falsas ilusiones.

Por más que juren, nadie permanece, todo lo malo engrandece y todos palidecen.

Unos creen haberlo logrado, otros, manipulan sin aparente intención hasta la reaparición de sus miedos y de nuevo, todos nos desvanecemos.

Prefiero quedarme quieta al perder la respiración, confiando en que en un tiempo , en calma estará mi criterio.

2009

En la lejanía te encuentro, tan serena y tan sútil que tu sola presencia me hace vibrar.

Vibrar como las cuerdas de tu guitarra, como la música de tus manos.

Tus palabras, esas que nacen de tu perfecta sonrisa armonizan, endulzando mi amarga existencia.

Discreción y sabiduría desprenden tu piel.

Mil lágrimas derramadas no han conseguido derrumbarnos. Tan lejos y tan cerca, un mismo camino que nos une y nos separa pero caprichosamente, no distancia nuestra mente.

Porque el tiempo pone a cada uno en su lugar.

Después de períodos de desertación social voluntaria, ayer ocurrió algo llenó de colores mi pensamiento.

Una buena charla, una visita deseada, y el poder dejar las prisas en la entrada de casa. Sin querer queriendo, los minutos se convirtieron en un gran deleite de palabras, de silencios, de ideas, de recuerdos, de sonrisas y lágrimas.

Tras este período, comenzó uno inesperado. Ver entre luces ambiguas caras conocidas, abrazos de grandes almas que jamás desaparecieron.

Entre risas, reflexiones, divertidas bromas y seriedad sentimental pudimos gozar de unas horas de lo que se puede llamar amistad.

Al final, en muchas ocasiones las palabras sobran, son las sonrisas y las miradas de admiración las que llenan los huecos más oscuros de nuestras entrañas humanas.

Con el tiempo, voy comprendiendo y disfrutando de este tipo de eventos, visitas y encuentros que de tan simples que parecen, a mi me llenan de calor el alma, y eso amigos, es lo que necesitaba.

Gracias a todos y todas, no es preciso nombrar a ningún ser humano en este caso, puesto que aunque este post vaya dirigido en principio a la experiencia de anoche, es totalmente viable aplicar los sentimientos aquí tratados a ese grupo de seres vivos que conformáis mi vida social.

Saluditos